Artículo remitido por una gratuitera anónima que lo define como: La biblia de madridgratis. Cómo sobrevivir en una 'economía de guerra'

Damos las gracias a la autora Olalla Novoa Ojea por el artículo y nos permitimos añadir como consejo consultar el madridgratis como método regular de ahorro en tiempos de crisis y las páginas que se dedican al ocio en Madrid que verán en la sección Sitios web recomendados por Gratuiteros en madridgratis.net



Comunidad de FaceBook GRATUITERO. Comparte en tu muro de Face Tuitea a tus followers

Link: directo al artículo publicado en El Mundo.

HOGARES | Consejos para que salgan las cuentas en casa

Hacer un plan de gastos es fundamental ante contingencias desagradables

Es un momento de reajuste: toca ahorrar y limitar el consumo

Las crisis también pueden ser cuna de oportunidades y momento de emprender

Olalla Novoa Ojea | Madrid Actualizado domingo 30/10/2011 05:30 horas

¿Cuándo tocará fondo la crisis? La sucesión de titulares alarmistas de los últimos meses ha contribuido a instaurar un estado general de ansiedad e incertidumbre del que es difícil escapar, acendrado por la sensación de impotencia del ciudadano de a pie.

Sin embargo, hay pautas sencillas que se pueden poner en práctica para recobrar la confianza y controlar la posible repercusión que el maremoto financiero pueda ocasionar en su esfera personal.

"Lo primero que hace falta es un cambio de mentalidad", explica Alberto Matellán, director de Estrategia y Macroeconomía de Inverseguros. La esencia de la crisis reside en un exceso de deuda, acompañado de un desfase brutal de consumo "que habrá que reajustar". Y esto vale para todos: desde los gobiernos de países en problemas al responsable de hacer cuadrar las cuentas en el presupuesto familiar.

"La economía española va a tender a desendeudarse, lo que para los ciudadanos se traduce en ahorrar más y consumir menos", concurre también Gonzalo Gómez Bengoechea, investigador de Economía del IESE Business School.

Lejos queda la alegría con la que se gastaba en los primeros años del siglo. La clave, ahora, está en mantener la mente fría y las cuentas bajo control.

Orden en la casa

Una medida simple y efectiva es aplicar al hogar una de las herramientas básicas de la empresa: el plan de gastos. Aunque parezca una obviedad, poner por escrito los gastos fijos de cada mes y asignar una 'partida' que limite los eventuales ayuda a hacerse una composición de lugar, establecer prioridades de por dónde recortar si llega el caso y, sobre todo, hacer hueco para el ahorro.

"Es la palabra mágica: ahorro", dice Matellán. Aunque el cinturón esté ya apretado, es momento de hacer un esfuerzo extra para ir alimentando un colchón, por pequeño que sea, con el que amortiguar posibles contingencias.

Hacer un presupuesto, además, permite detectar gastos evitables -como comisiones bancarias no justificadas, posible mejora de tarifas en servicios como luz, internet o teléfono, etc.- que uno sospecha pero sobre los que, por dejadez, no se había decidido a actuar.

Tampoco está de más hacer algún presupuesto alternativo que contemple un empeoramiento de la situación. Por ejemplo, si un integrante del núcleo familiar se queda sin trabajo, ¿de qué ingresos dispondríamos? ¿cómo se distribuiría? ¿cuáles serían las prioridades a la hora de recortar gastos? ¿qué margen tendríamos con los ahorros disponibles hasta el momento? Aunque ponerse en el peor de los casos pueda parecer desestabilizador, saber con qué recursos se cuenta ayuda a eliminar incertidumbres y permite tomar el control de la situación.

Hacerse indispensable

La mayor sombra en la economía española es una tremenda ola de destrucción de empleo que deja ya cinco millones de parados y, desafortunadamente, los expedientes de empleo siguen a la orden del día. Aunque no hay una fórmula mágica para librarse de un ERE, nunca está de más buscar cómo diferenciarse en el trabajo. "Conviene fortalecer tu situación laboral: hacerse imprescindible en las empresas, esforzarse por aportar algo a la compañía que no está dando nadie más, desde la creación de valor al buen ambiente en el trabajo", explica Gómez Bengoechea.

Otra opción es aprovechar esta situación de incertidumbre laboral para formarse e intentar reciclarse, o completar la formación para que cuando vuelva el ciclo expansivo en la economía uno esté en los sectores más demandados. Eso sí, apunta Gómez Bengoechea, "hay que ser prácticos, ver qué se quiere hacer a medio plazo, a unos cinco años vista, y ponerse a ello".

Por último, "de toda crisis salen oportunidades", y a veces es el momento de arriesgar y animarse a emprender algo.

Qué hacer con el dinero

Pero pongámonos en el mejor de los casos: uno mantiene su trabajo, ha hecho bien las cuentas y ha conseguido ahorrar. El problema está en qué hacer con ese dinero hasta que sea necesario. "Está claro, no hay que fiarse de soluciones creativas. No es cuestión de desconfiar de todo el mundo, pero ningún tercero va a cuidar de tu dinero mejor que tú mismo", apunta Matellán, que insiste en que lo fundamental es "asegurarse de tomar decisiones racionales e informadas".

Aunque en medio del tsunami financiero en que vivimos dan ganas de guardarlo en un calcetín bajo el colchón, hay que recordar que los depósitos bancarios hasta 100.000 euros están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos (FDG). Además, hay quienes piensan que incluso en las crisis hay tesoros ocultos.

"Para quien tenga capacidad de ahorrar hay oportunidades de inversión muy interesantes", asegura Víctor Alvargonzález, fundador y director general de Profim, una empresa de asesoramiento financiero independiente. Para él, a partir de unos 50.000 euros, lo más recomendable son "los bonos de empresas españolas de primer nivel,incluso bancos, sólidas, solventes y diversificadas internacionalmente", SSD, repite como un mantra.

En su opinión, estas empresas se están viendo injustamente penalizadas "por el mero hecho de ser españolas" y ofrecen rentabilidades del 4% al 6%. "Ninguna de estas compañías de primer nivel va a dejar de pagar sus deudas", afirma Alvargonzález. "Antes que un depósito o pagaré en una entidad 'zombie' -que ha sido intervenida por el Estado-, recomendamos bonos de empresas SSD -sólidas, solventes y diversificadas-".

Claro, que no todo el mundo tiene 50.000 euros para comprar un bono de 'empresas SSD'. En ese caso, se pueden buscar los mismos objetivos vía fondos de inversión o, y si le faltan al menos 10 años para la jubilación, en Profim sugieren aportar a un plan de pensiones mixto, con renta fija y variable, que permite "acceder a esos bonos y a un mercado bursátil de cuasi pánico, con precios muy atractivos en renta variable para un horizonte a largo plazo". Por último, señala Alvargonzález, otra alternativa más asequible, aunque precisa de una cuidada selección, son los fondos de retorno absoluto, que suelen ser de volatilidad baja y con objetivos muy claros de rentabilidad. http://www.elmundo.es/elmundo/2011/10/27/economia/1319718714.html

Comunidad de FaceBook GRATUITEROComparte en tu muro de Face Tuitea a tus followers

Link: directo al artículo publicado en El Mundo.