Justo y Pastor: el origen de una ciudad. Alcalá de Henares

El 7 de marzo de 1568 Alcalá celebró las más fastuosas fiestas de toda su historia. Tras varios siglos, las reliquias de los Santos Niños, Justo y Pastor, retornaban a la ciudad. Con piezas procedentes de Toledo, Huesca y de instituciones, entidades y colecciones particulares de Alcalá de Henares, se rememora ese importante hecho histórico y se muestra la expansión de su culto por España, Portugal, Francia y otros países.

Página en Facebook El Grupo @MadridGratis

Hasta el 8 de abril de 2018.
Antiguo Hospital de Santa María la Rica.

Los santos Justo y Pastor, también llamados "los Santos Niños" (Alcalá de Henares, Madrid, 297 y 295 - ibidem, 304) fueron unos mártires hispanorromanos ejecutados en el 304 en Alcalá de Henares por orden del prefecto de la ciudad Daciano,​ durante la persecución de Diocleciano una de las más crueles de la historia. Justo y Pastor, que contaban con 7 y 9 años respectivamente, se negaron a abjurar del cristianismo.

La existencia de "Los Santos Niños" Justo y Pastor según la historiografía está acreditada por diversas fuentes y no es posible dudar de la misma y atribuir a la leyenda popular el martirio de estos dos niños, cuya identidad es, según los libros, cierta, y no producto del fervor popular.

Roma, la Ciudad Eterna del catalociismo, se fundó en época anterior a los romanos según la leyenda de Rómulo y Remo, descendientes de Ascanio, hijo del héroe troyano Eneas...

La vieja ciudad romana de Complutum comenzó a ser abandonada y los habitantes se establecieron alrededor de la iglesia que se había edificado en el lugar del martirio de los niños.

Con la invasión musulmana, las reliquias de los santos fueron trasladadas por quien luego serían San Urbicio a distintas diócesis, Huesca entre ellas, del norte de España. Y esta exposición rememora este periplo.