Lo que indican 1.000 empresas

Si alguien ha sentido dudas en cuanto a continuar con el boicot activo a las empresas separatistas; si alguien ha pensado en aliviar el boicot, ahora tiene 1000 razones de mucho peso para mantenerse firme. El boicot ayuda a los catalanes, el boicot defiende tu pensin o tu salario, y tambin el estado de bienestar de toda la ciudadana; y, adems, hace retroceder a las empresas y entidades separatistas las cuales resultan dainas para el inters general.

Pgina en Facebook El Grupo @MadridGratis

Lo que indican 1.000 empresas

Si alguien ha sentido dudas en cuanto a continuar con el boicot activo a las empresas separatistas; si alguien ha pensado en aliviar el boicot, ahora tiene 1000 razones de mucho peso para mantenerse firme. El boicot ayuda a los catalanes, el boicot defiende tu pensin o tu salario, y tambin el estado de bienestar de toda la ciudadana; y, adems, hace retroceder a las empresas y entidades separatistas las cuales resultan dainas para el inters general.

Desde octubre y hasta primeros de noviembre un millar de empresas ha trasladado su domicilio fiscal de Catalua a otra regin de Espaa, segn datos de la Agencia Tributaria. El cambio de domicilio social hasta el viernes 10 de noviembre lo han ejecutado unas 2.500 empresas.

Despus de 5 aos de "proceso independentista" lleg el referndum ilegal, y luego la declaracin de independencia que condujo a la aplicacin del artculo 155 y la toma de control del gobierno cataln por parte del Gobierno de Espaa.

En todo este tiempo y en especial en las ltimas semanas, el dao a la economa de toda Espaa ha sido enorme. El Banco de Espaa alerta de que se podran perder 27.000 millones si persiste la crisis catalana como leemos en la noticia de El Pas del pasado 2 de noviembre.

Ante este ataque al inters general, expertos reconocen que casi uno de cada cuatro espaoles El 23% de los espaoles reconoce hacer boicot a los productos catalanes toma parte en la defensa del estado de bienestar y toman parte activa en el boicot a productos separatistas.

Hasta ahora, despus de 5 aos de "proceso" un referndum y una declaracin ilegal de repblica independiente, las empresas no haban reaccionado.

A un primer cambio (sobre todo desde el pasado mes de octubre) de sede social, de consecuencias simblicas, ha seguido el cambio de sede fiscal de 1000 empresas. Y este es un dato relevante (implica traslado de gestin, pago de algunos impuestos, y nuevos proveedores para algunos servicios propios de la gestin y direccin de las empresas).

Es un dato relevante porque en esta escala de respuestas de las empresas ms importantes ante los ataques separatistas a la economa, al estado de bienestar y al inters general, el siguiente movimiento de los principales actores econmicos de Catalua despues de cambiar el domicilio social, luego el fiscal, el siguiente es el traslado del centro de produccin a otra regin de Espaa para salvar el empleo y la riqueza.

Con el cambio de sede fiscal realizado por 1.000 empresas queda confirmada la intuicin de la ciudadana de que el desastre econmico -que no advertan los empresarios- era una amenaza real.

Las 1.000 empresas que cambian de comunidad para liquidar una parte importante de los impuestos reaccionan con hechos ante un temor que para estos empresarios y ejecutivos es manifiesto: la deriva separatista no concluye con la aplicacin del Artculo 155 de la Constitucin sino que los polticos separatistas se han tomado una tregua mientras llegan las elecciones.

Tras las elecciones encontraremos -en palabras de varios analistas- un recrudecimiento en las intenciones de los separatistas si ganan las elecciones.

En el caso hipottico de que no resulten ganadores, los separatistas -segn estos comentaristas- rechazarn el resultado de las elecciones del 21 de diciembre. Llegando incluso a no reconocer como legtimo al futuro gobierno:
Rovira ve a Puigdemont como "el presidente legtimo" pero reclama un Govern ejecutivo
Ayuntamiento Barcelona reconoce como legtimo el Govern cesado de Puigdemont

Con esta perspectiva negativa, no queda sino la misma conclusin a la que llev la intuicin de la ciudadana: el efecto positivo del boicot, resulta eficaz para la economa general del pas. La razn de este efecto positivo la proporcionan ahora las 1.000 empresas que se implicacan contra el proceso separatista. Si stas 1000 empresas hubieran reaccionado antes quiz no estaramos ahora en estas dificultades econmicas.

El boicot cumple tres objetivos. En primer lugar, es una defensa de la economa, de nuestro salario, de nuestra pensin. La economa de todas las regiones espaolas est entrelazada de manera ptima: romper una compunidad causara enormes perjuicios a la economa en su conjunto (los estamos sufriendo todos con el impulso alocado a la independencia).

Como segundo objetivo el boicot es una herramienta que ayuda a los catalanes a desenmascarar qu empresas y empresarios estn dispuestos a defender su "posicin poltica" despreciando la economa y el bienestar de los catalanes y del resto de los espaoles. Los empresarios separatistas son txicos para el estado de bienestar.

Y, en tercer lugar, el boicot concienciar a los catalanes que se han apuntado a la independencia sobre su error y las terribles consecuencias que conlleva en el plano econmico.

Por todo ello es legtimo el boicot. Adems, no olvidemos, toda la ciudadana colabora en el bienestar de todas las comunidades a lo largo de los aos con nuestra aportacin como clientes de productos fabricados en Espaa, y como ahorradores.

Como clientes compramos productos elaborados en Catalua o el pas vasco o Murcia. Como ahorradores los bancos invierten en esas regiones. nuestros impuestos financian sus infranestructuras y equipamiento -superior en calidad al de otrass regiones de Espaa-.

Por razones econmicas los madrileos y el resto de los espaoles estamos legitimados a practicar una compra selectiva mirando por nuestros intereses comunes.

Crece la sospecha de que el independentismo no ha echado el freno, sino que se prepara para "dar un rodeo" y continuar despus hacia la independencia o el privilegio fiscal (la hacienda propia que como en el pas vasco no realiza inspecciones).

Los polticos y partidos independentistas no renuncian a la independencia; las empresas y empresarios que apoyan la independencia tampoco renuncian; los medios de comunicacin siguen "erre que erre" en su afn por dividir a los espaoles en dos grupos: los catalanes y los dems.

Por todo esto, y por la importancia del estado de bienestar que est en riesgo -la pensin, el salario, la economa en general- el boicot ha seguido creciendo y ya uno de cada cuatro espaoles vigila qu es lo que compra y quin es el fabricante.
Las 1.000 grandes empresas que han cambiado de domicilio fiscal marcan el camino.