Atlético - Real Madrid 'Querer ganar' Y el VAR

Atlético - Real Madrid "Querer ganar" Y el VAR. Primer derby en el magnífico nuevo estadio del Atlético de Madrid. "Querer ganar" Todos los equipos quieren ganar, pero unos lo quieren más y otros lo quieren mejor. El VAR y la revolución pendiente.

A veces el partido lo gana el equipo que más lo necesita. Sin más conclusiones. Sin más análisis. ¿Quién necesita más la victoria en este derby?

Ambos equipos empatan a puntos, 23; ligera ventaja del Real Madrid en diferencia de goles +3 sobre el Atlético. Además, de los 5 partidos jugados fuera, el Real Madrid cuenta 4 victorias y una derrota. Los puntos para ambos equipos son oro puro en su persecución al líder.

El Atlético, por su parte, en el Wanda cuenta con dos victorias y dos empates. Ambos equipos son vulnerables y los dos sufren mucho para marcar.

¿Quién necesita la victoria? Ambos por igual. Ninguno puede puede perder el partido. Conclusión: Apuesto por el empate. La seguridad en defensa y el centro del campo soportarán la carga del partido por ambos equipos.

Simeone y la televisión

Y una reflexión sobre las imágenes puestas en circulación sobre las decisiones de Simeone en el último partido liguero en Riazor. La orden de realizar multitud de ataques directos lanzando el balón a la cabeza del delantero para que este lo baje o lo peine hacia la posición del delantero goleador es una táctica que da resultado. Pero hay que ensayar.

Lanzar balones para que de un solo toque pasen a las botas del goleador es una táctica que quita problemas en la defensa propia y descarga el trabajo trabado de la media ¿correcto?

Si es el gol de la victoria bien vale la pena repetir una y otra vez la jugada ¿no os parece?

Además la jugada queda suficientemente ensayada para ponerla en práctica en otros partidos: recordemos, la defensa se quita problemas, y la media queda descargada de trabajo.

Todas las jugadas ensayadas en fútbol son discutibles. Pero esta no tiene riesgos, ni desgastes; si el público se aburre, que espere. Si el delantero tiene dolor de cabeza por tanto juego aéreo, que tome aspirinas después. Es una jugada recurrente en todos los partidos. Preparar unas imágenes para atacar a un entrenador me parece un abuso contra el entrenador Atlético, en este caso.

¿A quién beneficiará el VAR?
Finalmente llega el videoarbitraje a los campos de fútbol de Europa y la próxima temporada se estrena en La Liga de España.

El VAR nos sitúa a las puertas de un cambio trascendental, profundo, que desbordará más allá de los campos de fútbol, se notará en la vida pública, en la política.

Tanto la FIFA como la UEFA han logrado resultados notables en sus campañas contra la violencia en las gradas; contra el racismo en los estadios; contra el lanzamiento de objetos al campo... El fútbol es hoy más espectáculo que hace diez años por causa de la buena organización. ¿Qué aportará el VAR?

Muchas veces hemos alabado como aficionados el "juego limpio" del fútbol norteamericano: varios jueces sobre el campo, que toman decisiones después de consultarse entre ellos. Y así durante todo el partido; y en todos los campos de juego; y en todos los campeonatos.

Como consecuencia de aquello el resultado de los partidos no se ve afectado por las decisiones erróneas de los árbitros. El juego es más limpio, el resultado es más "legal": no hay sombra de duda, de mancha en el juego. La deportividad se impone, reina.
Ovrebo, De Bleeckere, Bussaca, Stark y Aytekin
El fútbol en Europa depende en exceso de las decisiones arbitrales. Un árbitro puede inclinar la balanza hacia un lado u otro equipo. Por ejemplo, el Fútbol Club Barcelona recibe críticas gravísimas por determinados arbitrajes en partidos cruciales de la Champions League.

¿Con el vídeo arbitraje el resultado habría sido idéntico? Es un debate abierto entre aficionados. El VAR borrará estas dudas. Todas. Y traerá algo más.

El árbitro, la "autoridad" el juez en el campo de juego a partir de la implantación del VAR ya no será discutible. Un equipo de árbitros y la ayuda del vídeo pondrán fin a esos errores. Incluso en situaciones dudosas -que las habrá- prevalecerá el criterio de arbitraje "justo" a pesar de que no todos los errores arbitrales desaparecerán con el VAR.

Este arbitraje justo, limpio, no contaminado se trasladará a la vida corriente, y a la vida política. Atrás quedará el tiempo oscuro del fútbol influido por errores arbitrales semana a semana. La claridad se impondrá sobre el error.

Igual que el gamberrismo y el alcoholismo ha desaparecido de los estadios; como el racismo y los signos y banderas prohibidas, de igual modo el VAR impondrá "su carácter" dejará "huella" y fuera del estadio aumentará el rechazo al enriquecimiento ilícito, al abuso del poder o cualquier forma de corrupción.

Es esta una conclusión personal declarada con anticpación de varios años, hasta que el VAR impregne nuestro día a día y no admitamos corrupción en "ningún equipo". Porque el fútbol será como una lluvia fina que calará y extenderá su benéfico favor de juego justo frente a situaciones oscuras, dobleces o la fuerza de la costumbre.

Nadie admitirá en el futuro próximo que un partido es más o menos corrupto que otro. Si un político es corrupto ¡fuera! sea del equipo que sea. Creo que este será un beneficio colateral a largo plazo del VAR.

El juego limpio, el arbitraje justo se impondrá en los campos y "desbordará" hacia el resto de la sociedad.

¿A quién beneficiará en el deporte? Esta es una pregunta recurrente. Beneficiará a los equipos más grandes, sin duda. El número de jugadas dudosas del FC Barcelona o del Real Madrid es superior al número de jugadas en entredicho de los equipos de mitad de la tabla.

Los equipos más goleadores tendrán ventaja sobre los menos realizadores. Barcelona, Real Madrid o Atlético al final de la Liga tienen más jugadas "dudosas" por su capacidad de producir un número mayor de ataques que otros equipos. Si una de cada dos jugadas dudosas el VAR las transforma a favor del FC Barcelona, Real Madrid o Atlético tendrán menos dificultades para ganar.

Eso sí, en el próximo derby en el Wanda, en la temporada que viene con el VAR en marcha, ya no será la suerte la que decida el partido: será el juego. Hasta la quiniela será más lógica y "la suerte" estará más sujeta al trabajo de cada equipo.