Garrido: Multitudes en el Madrid de los años 30

Manuel Garrido adaptó con gran éxito la tendencia de la vanguardia internacional de aquella época. Fue el dibujante que mejor supo entender la importancia creciente de las masas en la vida cotidiana y el que, con su dibujo sintético, las desposeyó de los rasgos individualizadores y esta exposicón en el Museo de Historia de Madrid documenta su colaboración con la revista Crónica. @EstoEsElPueblo



Página en Facebook El Grupo @MadridGratis

¿Quién fue Manuel Garrido García? Manuel Garrido fue el segundo de una familia de once hermanos que llegó al mundo en Madrid en 1895. Desde temprana edad comenzó con oficios diversos, pero mantuvo una constante: el dibujo. Y acudió a algunas clases en la Escuela de Artes y Oficios. (Manuel Garrido García, Madrid, 2 de junio de 1895-Ibídem, 2 de enero de 1968).

Manuel Garrido mantuvo su afición por el dibujo, y pronto comenzó a publicar colaboraciones en algunos medios. Su estilo será un fiel reflejo de su época donde cede el protagonismo a las multidudes que invaden la página y ocupan todo el espacio. Pero cada carácter/persoanaje puede individualizarse y ocupar una viñeta entera con una exposición clara y sencilla y a la vez rica en detalles y matizada.

Los personajes de Manuel Garrido responden a la gente común que se encuentra en cualquier gran ciudad: hombres y mujeres anónimos pero entrañables; viven en barrios lejanos y aislados, pero se agolpan en lugares públicos; cada personaje es una historia dentro de la viñeta, como lo es cada rincón o esquina de la misma que adminte información, pero la escena nunca queda sobrecargada... con alguna excepción.

Este movimiento de masas por sus viñetas responde a la misma actividad social y al vuelo de la imaginación, que ingenuamente rompe todas las barreras incluso de la física pero responde al guarda, al conductor o al cobrador que aparece en esena. Como el transporte público, la excepción de la que hablaba, con autobuses de siete plantas con parada en el balcón que solicita el viajero. El transporte público como fiel reflejo del agolpamiento repentino de la muchedumbe y del comienzo de las prisas son dibujos válidos hoy en día.

Lo mismo que las celebraciones de su época, tanto para los oficios gremiales como una becerrada para los zapateros, como el teatro de barrio, donde igualmente cada personaje refleja una situación individual y a la vez común en todas las salas de teatro o en todas las becerradas que se celebran en la ciudad; igual que en toros por las calles.


Garrido es de trazo anguloso y amable en sus viñetas. Los personajes no pierden la vis cómica en el dibujo aunque caigan en situaciones grotescas, y a la vez su expresión de sorpresa, enfado o risa es natural, y esto lo extrae de un solo movimiento del lápiz.

Garrido destaca en sus dibujos un Madrid en los primeros años treinta de callejear, alegre y festivo; despreocupado, con madrileños que salen a las calles y es ahí donde con genuina picaresca o ingenuidad Garrido extrae los retratos de las multidudes con personajes individualizados.

La colección "Crónica" publicada en una revista y expuesta en Madrid (nov 2017 a ene 2018) nos entregó en aquel momento, uno de los mejores espejos del ambiente callejero y festivo de aquella Segunda República, a cuya deriva hacia extremismos de uno y otro signo asistió él, que fue un hombre intrínsecamente bueno con honda preocupación.

Siguiendo el folleto del ayuntamiento para la exposición, Luis Garrido, su hijo, miembro destacado de grupo "Estampa Popular", ha donado ahora estos originales al Ayuntamiento de Madrid, para que los ciudadanos gocen del retrato afable de la ciudad de aquellos días en los que sus abuelos asistían esperanzados a la posibilidad de que el país en el que habitaban dejase atrás las rémoras políticas que lo venían lastrando desde hacía tiempo.

Manuel Garrido, pionero del dibujo y las viñetas en la prensa española, fue presidente de la Asociación de Dibujantes de España, director de la revista deportiva Pocholo entre toras, y apoderado general de banca.

Horario habitual, de 10 a 20 horas, desde el 24 de octubre al 17 de diciembre de 2017.
Prorrogada hasta el 14 de enero.
Calle de Fuencarral, 78 Museo de Historia de Madrid