Ayuda a Cataluña: Boicot Activo. 'A por ellos'

¿Qué es un boicot? Es una decisión de compra pensada, sentida, reflexionada y orientada a un objetivo que realizamos cada día. A veces realizamos un "boicot" sin pensar: no me gusta esta marca de zumo; esta cerveza, este marca de teléfono, etc. Otras veces, como en estas semanas, la decisión de no comprar está razonada, pensada, sentida. En ello incide esta llamada a rechazar los productos de empresas catalanas antiespañolas.
A por ellos: rechacemos la empresa insolidaria; ayudemos al catalán amigo.
La estrategia LEGAL de Puiigdemont para evitar la cárcel y preparar la independecia.

Esta llamada al boicot no se hace contra la gente de Cataluña. Es un boicot a favor de la gente de Cataluña. De la mayoría de los catalanes. Nuestro "a por ellos" ayuda a los no independentistas. "A por ellos" descubre, en el lado contrario, a las empresas insolidarias, antisociales, independentistas.

Esta no es una llamada a rechazar todas las empresas catalanas. Esta es una decisión pensada, reflexionada y sentida de no comprar productos de empresas antiespañolas. Cualquier empresa -estamos en un país libre- puede estar contra España, contra la caja común: Que hagan esas empresas lo que quieran... ¡pero no con mi dinero!


El siguiente paso será invitar e inducir la llegada de empresas extranjeras para reemplazar a aquellas empresas catalanas en el mercado español que realizan o han realizado actividades antisociales, antiespañolas. Pero sobre esto volveremos otro día.

Esta llamada al boicot no causará víctimas colaterales. ¿Porqué? Porque rechazamos el producto de origen catalán y carácter antiespañol, optando por otro de origen español. Una pizza incluye ingredientes de diversas regiones. Substituye una pizza independentista por una pizza amable con todos ¡así de sencillo! ¡Hazlo! Y no causarás víctimas colaterales.

El boicot hace daño, "llega" a las empresas. "Por favor, no nos abandonéis" es el título en la era digital con que se resume la intervención del arquitecto catalán Óscar Tusquets. El arquitecto se dirige a todos los españoles. ¿Alguien hace boicot a este empresario? ¡Nadie! Al contrario. ¿Alguien rechaza los productos de una empresa pro española sea catalana o vasca? Nadie.

Esta llamada al boicot apunta a las empresas que realizan actividades contra todos los españoles. Aquellas empresas que apoyan al gobierno destituído de Puigdemont merecen nuestra repulsa activa. Aquellas empresas que apoyan la independencia merecen nuestro rechazo. Aquellas empresas que quieren una "Hacienda" propia... todas ellas merecen nuestro boicot activo.

Cualquier empresa que no manifiesta de manera clara y contundente su apoyo a todos los españoles, a nuestra democracia, merece nuestro rechazo, repulsa y boicot.

Tu boicot es democrático y social.Fijarse bien.

La deriva nacionalista ha declarado con 70 votos la república de Cataluña. 70 votos no son suficientes para modificar el Estatuto de Autonomía; sin embargo, los diputados independentistas han derogado todas las normas y han impuesto las suyas. Con 70 votos en un Parlamento semivacío. Esto es un golpe de estado. Hay empresas que apoyan este golpe contra la Constitución, contra la convivencia. Estas empresas deben estar en nuestro punto de mira. Punto de mira de nuestro boicot democrático y social.

Esta deriva independentista aspira a pedurar Un año, dos, tres... el objetivo es claro: trabajar por el día en que la independencia sea real; o para conseguir una "Hacienda propia" en la que (como en la vasca) no haya inspecciones por fraude y estos problemillas se resuelvan en conversaciones directas político-empresario. Fijarse bien.

En la era digital los medios de comunicación en sentido amplio reflejan la sociedad tan bien como cualquier estadística. Dos vídeos han ocupado estos días la actualidad de las redes sociales. "Por favor, no nos abandonéis" ya ha sido mencionado del arquitecto catalán Óscar Tusquets.

El otro vídeo, patrocinado por el Gobierno de Cataluña -destituído ayer viernes 27- también pide ayuda, como el del arquitecto Tusquets. El uno, a Europa "no mire para otro lado". El otro, nos pide ayuda al resto de los españoles: "no nos abandonéis". El vídeo hecho por Puigdemont ha recibido el silencio como respuesta de Europa. El otro vídeo recibe nuestro apoyo cuando presionamos a las empresas catalanas antiespañolas con nuestro boicot activo.

Son muchas las empresas que "han sentido" en sus cuentas este boicot de los ciudadanos españoles. El ejercicio democrático de comprar lo que uno quiere y no lo que a uno le imponen es medicina democrática. Pero aún quedan más empresas antiespañolas.

Esta es una llamada al boicot activo, pensado. Rechacemos las empresas que apoyan el golpe. Vigilemos a las empresas que han salido de Cataluña, para que no se cuele ninguna oveja negra en otras Comunidades Autónomas.

Y esta actitud democrática y social de boicotear a los antiespañoles es jarabe democrático para corregir el odio hacia España. Medicina que requiere constancia para tener éxito.

En nuestras manos está poner nuestros euros en empresas antespañoles o en empresas que pagan y cotizan para mantener el estado de bienestar y nuestras pensiones de hoy y futuras.



Interesante artículo donde se recoge el análisis de dos juristas sobre los movimientos de Puigdemont para evitar por todos los medios una condena de cárcel. Y parece que con éxito. Diario Público.
¿Realmente aprobó el Parlament el viernes la independencia de Catalunya?