Toro del Cáucaso, Rusia

Todas las culturas que han conocido los bóvidos antes de su domesticación (vacas, toros, bisontes o el primitivo uro...) profesaban algún tipo de culto o consagraban alguna forma de ritual hacia estos animales. Esta veneración sigue en nuestros días: todas las artes acuden a la tauromaquia inspiradas por el misterio del hombre, de los animales y de la interacción entre ambos. Lós bóvidos y los humanos siguen hoy ligados por el arte y la tauromaquia es su expresión más desarrollada.



Pintores y escultores primitivos y modernos, cineastas y documentalistas, músicos, compositores, escritores, novelistas... así hoy como a lo largo de los siglos han reflejado en su obra esta relación. Como por ejemplo, el misterioso toro del Cáucaso hallado en el "Túmulo de Maikop" perteneciente a la cultura de los kurganes -en el valle bajo y medio del Volga- datado en el calcolítico medio (4000 años antes de nuestra era).

En el calcolítico se trabajan de forma primitiva los metales, el cobre sobre todo; la vida humana se desarrolla en pequeñas comunidades que poco a poco avanzan hacia una complejidad mayor: la riqueza material y el aumento de población son dos factores que ayudan a fijar los roles dentro de la comuniad. Nos situamos entre el río Dniéper que desemboba en el mar Negro y el Volga que vierte sus aguas en el mar Muerto.

Jefes y sacerdotes adquieren un status definitivo y definido la jerarquía se impone. La ganadería y la agricultura se asientan en un territorio y el desarrollo enraíza en la producción de objetos prácticos elaborados. Serán cerámicas y pequeños adornos para guerreros y jefes; y también estos exornos indicarán una relación con el más allá, sea la antigüedad o alguna deidad. Como en el túmulo de Maikop (o Maykop) al norte del mar Negro.

El túmulo de Maikop es de los más ricos hallados en la zona. Dos toros de oro y cuatro de plata guardaban la tumba de quien se cree sería jefe-sacerdote; había además un caballo y leones. Vasijas de oro y plata y también ropa ricamente adornada en oro. Los restos de otras dos personas se hallaron también en el túmulo de once metros de alto.

Los toros en oro están ricamente labrados. Un agujero redondo atraviesa la espalda de arriba abajo; por el testuz y hasta la frente corre un adorno geométrico; el adorno cae por la pechera en forma de surco. Las patas y la cola -la parte extrema del rabo- también luce ornamentos con figuras geométicas.

Con todo, el túmulo de Maikop, hallado en la ciudad homónima, y la cultura de los kurganes aún encierra grandes secretos. El gran Museo del Hermitage de San Peterburgo alberga la principal colección del túmulo de Maikop.

Maikop se encuentra en la república de Adigueya también llamada Adiguesia, una de las 21 repúblicas que forman la Federación de Rusia. Existen otras regiones, provincias y dos ciudades (Moscú y San Peterburgo) con autonomía específica. Rusia es muy grande, y aún quedan muchos misterios por resolver en la relación entre las personas y los animales a lo largo de los siglos, en especial los bóvidos en el sur, y los renos en el norte.