Champions 17/18 Porqué ganará el Real Madrid

Cada partido es diferente; en cada jornada, y cada liga es distinta; y cada copa del Rey; y cada Champions League. Este año concurren circunstancias especiales que harán de la Champions algo "ya visto". Vaticino que el Real Madrid repetirá victoria por tercera vez, y será en el estadio Olímpico de Kiev, Ucrania, el 26 de mayo. Porque existen condiciones para ganar. Examinemos. @jagvaldezate

Página en Facebook El Grupo @MadridGratis
Gracias a @MadridGratis por alojar estos comentarios. Fdo.: @JagValdezate

Cada partido es diferente; como cada jornada y no hay una liga igual que otra; como diferente es cada copa del Rey; y cada Champions League es única. Este año concurren circunstancias especiales que harán de la Champions algo "ya visto". Vaticino que el Real Madrid repetirá la victoria por tercera vez en la próxima final a disputar en el Estadio Olímpico de Kiev, Ucrania, el 26 de mayo. Porque se dan condiciones para ganar. Examinemos.

La estadística negaba la "duodécima" al Real Madrid en Cardiff frente a la Juventus de Turín. Pero los madridistas llevaron la "orejona" a Madrid pasando 4-1 sobre el equipo que había eliminado al 'todopoderoso' FC Barcelona de Suárez, Neymar y Messi.

Nadie había ganado dos veces seguidas "la Champions".

Para ganar hay que querer ganar. ¿Qué es querer ganar? ¡Todos quieren ganar! me diréis... pero -y esto, lo conocen bien los aficionados del Atleti- hay un querer ganar que es distinto. Ese ¡querer ganar! no se oye, se siente: cuando Joaquín Sabina canta ¡qué manera de ganar! Sabina expresa esa voluntad de triunfo que supera todos los obstáculos, todos. Cualquier obstáculo.

Querer ganar es el póquer de goles que marcó ayer 19 de septiembre Lionel Messi después de las dudas y la victoria casi por los pelos 1-2 ante el recién ascendido Getafe.

¿Qué equipo morirá por ganar, qué escuadra quiere con más fuerza ganar la Champions 2017-2018?
Todos
Exacto.
¿Quién quién se ha armado con más fuerza y morirá para ganar 'la orejona'?

Mayor orgullo y mayor herida

La tercera copa obrará el milagro: cicatrizará a la definitiva una herida que escuece y por la que respira todo el madridismo, todo. Que atormenta en especial (los que de verdad "quieren ganar") al corazón del equipo; el trofeo será una coronación para la directiva; y el aficionado sentirá un intenso bálsamo que eliminará su angustia y cerrará una década de humillación a manos de Messi y del eterno rival, del Barsa: diez años de amor propio y orgullo pisoteado. Esta sangrante y dolorosa herida actuará como motor ganador del equipo.

Esta competición, la Champions, pertenece al equipo más fuerte del continente. Y en este momento, el equipo más fuerte responde a la primera ley del deporte "para ganar, hay que 'querer' ganar" pero querer "de verdad" y esto se piensa con los dientes apretados, en cada entrenamiento; en cada "visualización" de partido.

Este querer ganar lo resumía el profeta del gol, Johann Cruyff así: "Cuando yo no juego, sé que mi equipo ganará porque cada jugador quiere demostrarse a sí mismo, a los demás, a la directiva, al aficionado que pueden ganar sin Cruyff". Sed de ganar.

Quien con más fuerza "quiera" ganar, será el campeón. Y el equipo que quiere, que necesita ganar más que ningún otro es el Real Madrid. Poner 600 mill de € no significa "querer ganar" como ha hecho el París Saint Germain. Querer ganar es avasallar a un toro astifino y peligroso y desorejarlo al final.

"Querer ganar" es el orgullo de Eslovenia dispuesta a batirse cada partido con los más grandes para llevarse el Eurobasket. Y hacerlo. Y ganar al final. Y estar preparado como Islandia. O como Portugal, para ganar la Eurocopa. Querer ganar es algo profundo, que sale de dentro, y se expresa en forma de equipo batiendo a Francia en la final. Sin Cristiano Ronaldo. Querer ganar es sacar rabia de un pozo vacío para galopar hacia el gol. Y es ahora la ocasión del Real Madrid de reivindicarse, cerrar de un portazo la "era Messi" 30 grandes títulos llevan su firma de los 90 que ha ganado el Barsa desde 1899.

¿Porqué el Real Madrid? Porque anhela poner fin a la era Messi y el dominio del Fútbol Club Barcelona sobre el club blanco.

Y aquí cuenta el ego de un niño que llegó al sudando cada paso en un ambiente hostil hasta que a los 18 años fichó por el Manchester United. Cristiano Ronaldo es el emigrante paleto que llegó desde la isla de Madeira al continente para competir en el Sporting de la capital portuguesa con otros chicos que estaban en mejor situación. Cristiano llegó a Lisboa sin recursos materiales, sólo tenía voluntad de ganar, de ser mejor, el mejor.

NIÑO POBRE, NIÑO RICO. Messi es el rico que llegó a la Masía, al "palacio imperial" para futuros príncipes del fútbol, donde disponen de la última tecnología para entretenimiento y de los mejores especialistas para cada entrenamiento. La Massía es el Palacio Imperial. Las categorías inferiores del Sporting en Lisboa no siempre tenían agua caliente, o bocadillo.

Messi tenía 12 años cuando llegó a la Masía. Cristiano, 15 cuando llegó al Sporting de Portugal. Empezó como uno más, y tuvo que luchar por todo incluyendo forjar un cuerpo atlético. A los 18 pasó al Manchester United donde el fútbol físico le endureció aún más. Dos historias paralelas, pero diferentes.

Messi y su equipo, el Fútbol Club Barcelona, ha vapuleado sin misericordia al Real Madrid desde 2004 hasta hace unos meses. Messi hincó de hinojos al equipo blanco, en el mismo Bernabéu, ante su afición en la jornada 33 un 23 de abril: el Real Madrid empató en el 85 pero Messi marcó el definitivo 2-3 en los minutos finales. Messi forzó al Real Madrid a ganar todos los partidos para ser campeón de liga 16/17. Que en efecto ganó. ¿Suena el fin de la era Messi?

Cristiano Ronaldo ha sufrido la ira de Messi en el terreno de juego desde 2009 cuando fichó por el Real Madrid. Pero Cristiano Ronaldo tiene una misión: la visión de salvar el orgullo histórico del Real Madrid, rescatar para todos el señorial "querer ganar".

Para Cristiano Ronaldo -que durante años esculpe en el gimnasio horas y horas, su cuerpo atlético- querer ganar encierra otro secreto: superar a Messi como mejor del mundo.

Pero desde aquella última derrota en el día de San Jorge del pasado abril, el Madrid ha tomado velocidad de crucero: ganó la Liga, la 12ª y en verano pasó por encima del FC Barcelona en dos ocasiones.

Estamos en la CUARTA JORNADA de Liga. El Real Madrid parece un portaviones (con averías). El FC Barcelona aún forma una "gran armada". Y dará batalla en la Champions, porque Messi puede verse superado por el niño pobre que emigró a Lisboa, luego a Manchester, luego a Madrid... y le acecha con su Eurocopa, Champions, Liga y la posibilidad de ¿rebasar? al mito Messi.

Por esto Messi también quiere ganar "su Champions". Y el Atlético "su" Champions.

De esta cuarta jornada destaco dos resultados. Primero la victoria clara del Real Madrid en un campo difícil- Anoeta-. Y segundo, la victoria complicada del FC Barcelona en un campo fácil, frente al Getafe. Por la mínima el Barsa después de ir perdiendo durante buena parte de encuentro. El Real Madrid saltó al césped herido por la urgencia de ganar, y reivindicarse, y ganó y los críticos tuvieron que reconocer que ganó con convicción.

El equipo blanco se presentó ante la Real en San Sebastián, 3º en la Liga, a cuatro puntos del líder, el Barsa de Messi. Un pinchazo en Anoeta abría la puerta a las dudas e incertidumbres (-5 o -7 puntos). Pero el Real Madrid ganó sin Cristiano, sin Benzema y con Bale a medio gas.

El Barsa ganó, suspirando, pero perdió al fichaje más caro de la historia, Dembélé para los próximos cuatro meses. Una pieza esencial para completar el equipo de Messi. El astro argentino está solo: no tiene estrellas a su alrededor.

El Real Madrid que saltó herido al campo, sacó reforzadas las líneas. Porque portería, defensa, media y delantera llegaban dañadas por tres malos resultados.

¿Alguien echó de menos a Marcelo en San Sebastián?