Noche de títeres. Vuelven los títeres al parque del Retiro

El teatro de Títeres ha permanecido cerrado durante más de un año, tiempo en el que ha sufrido obras de renovación y remodelación. A partir del viernes 11 de agosto con el arranque del Festival de Títeres de Verano y la inauguración oficial después de la reforma, volverá la programación continua de títeres en el parque.

Los tres cerditos o cuatro: viernes 15 -sesión doble todos los días-
Brujas: Sábado 16 de septiembre de 2017
Los últimos piratas: 17 de septiembre.

@MadridGratis Página en Facebook El Grupo

Viernes 15
Los tres cerditos o cuatro Sinopsis: Podemos construir el mundo con palabras…. Y también podemos construir el mundo con imágenes… En realidad lo que mejor sabemos hacer es construir. Y de eso en realidad habla nuestro espectáculo… los materiales para construir esta historia teatral están en nuestra infancia, en el cuento que todos hemos oído alguna vez y en el deseo de ser protagonistas para encontrar las mejores soluciones. Desde la técnica clown y el teatro de títeres se diseña como debe ser la casa que resista el soplido del lobo. Teatro de la Luna Viernes 15 de septiembre a las 19 y 21 horas.

Sábado 16 de septiembre
Brujas Sinopsis: Bruja Tontona ha encontrado en la despensa un hermoso huevo y quiere comérselo frito para merendar el día de su cumpleaños. 'Pero ¿Cómo se abre un huevo?...' se plantea Tontona '... si no tiene puerta, ni ventana, tampoco tiene tapa...' Nuestra ingenua protagonista, no dudará en confiar en la ayuda de sus amigas, también brujas, pero muy egoístas. Títeres Cacaramusa Teatro 60 minutos A las 19 y 21 horas Sábado 16 de septiembre

Domingo 17
Los últimos piratas Sinopsis: 'Los últimos Piratas'reúne todos los ingredientes propios de las historias de bucaneros: Un combate entre dos galeones, el correspondiente abordaje, la isla donde se enterrará el tesoro, un duelo con espadas … Pero, con una singular mirada, donde un abuelo y su nieta, padre e hija del temido Capitán Pirata Barbanegra convertirán la trama en una divertida comedia, en la que además, participarán una intrépida mujer, su hijo y un insólito marinero. Títeres Caramusa Teatro a las 19 y las 21 horas. Duración 60 minutos. Para todos los públicos.

Nueva programación del Festival de Títeres de Verano en el Parque del Retiro

El teatro ha permanecido, como decía anteriormente, más de un año cerrado para sufrir obras de mejora y renovación, y vuelve rejuvenecido para escuchar las risas y el bullicio de su público: los niños que se entusiasman con el teatro.

La Asociación Cultural Titirilandia organizó las temporadas precedentes, hasta el pasado mes de agosto, cuando el Ayuntamiento cerró el teatro para realizar mejoras y acondicionar el mismo. Lo que en un principio serían 4 de meses de cierre, el mismo se ha prolongado en la práctica un año entero.

Titirilandia nos puede acompañar varios siglos atrás hasta el siglo XVII que es cuando se daban espectáculos de marionetas en el parque para el público en general. Y el espectáculo se ha mantenido hasta nuestros días salvo punturales interrupciones.

Antes de Titirilandia fue Francisco Porras quien asumió durante veinte años y casi desde cero, la continuidad de la tradición cultural con varios siglos de historia. Paco Porras (Barcelona 1931; Madrid, 1998) levantó con su talento y trabajo la calidad del teatro de títeres y, al mismo tiempo, fue un consumado teórico -editor desde 1977 de una revista profesional- con estudios históricos y estilísticos sobre este género de teatro.

Es también Francisco Porras el creador de 600 muñecos de teatro. Como organizador su labor fue muy relevante y reconocida por la Unión Internacional de la Marioneta (Unima) de la que llegó a ser presidente.

Con Paco Porras el también llamado "teatro de la cachiporra" y en inglés de Punch y Judy (su esposa) en italiano «pulcinella» el «polichinelle» en francés y Kasper o Kaspel en el centroeuropeo, "fasulis" en griego, polichinela en castellano, y otras variantes por Europa, Porras recuperó y consolidó variantes en las que el personaje de la porra desaparecía y el público infantil trasladó su imaginación hacia otras representaciones que evitan el "golpe de romper risas" como elemento que impulsa la acción de la obra.

Francisco Porras, "Paco" fue todo un personaje en el parque del Retiro y fuera del mismo. Luchó para recuperar la tradición del teatro de marionetas, y lo consiguió; y hubo de seguir en la brecha para defender lo que sus personajes del teatro, y él mismo habían conseguido.


Fue un personaje, y un luchador pero además de Paco Porras, antes el teatrillo de títeres acogió a grandes profesionales que perfeccionaron su arte y alcanzaron fama y gloria estelar, en España y en el resto del mundo.

PARTE II

Damos un salto en el tiempo para volver a otra época conflictiva también para el teatro de fantoches pero con final feliz. Estamos en los años posteriores a la Guerra Civil, cuando se vuelven a representar en Madrid obras para niños siguiendo la tradición del títere madrileño, en una época en la que el programa infantil dedicado a los "hijos de los productores madrileños" seguía representándose en El Retiro, pero sin la regularidad acostumbrada.

Será después de 1946 cuando vuelva esa regularidad habitual en las representaciones, y en especial al años siguientes porque en 1947 se termina la construcción del teatro de títeres.

Hablamos ya de un teatro clásico con un frontispicio sostenido por columnas para el escenario y con un tímpano superior similar a los templos de la Grecia clásica. El teatro al aire libre daba cabida a unas mil personas y volverá con representaciones semanales para reanudar la tradición de ser el único teatro estable de monigotes y figurillas en todo el mundo.

El teatro de fantoches adquiere una nueva dimensión, pues no estamos ante un escenario improvisado o sobre un andamiaje en precario. Se trata de un teatro cuyo frontis corona una cornisa inclinada con un tímpano de la Grecia Clásica igual que en el Congreso de los Diputados, solo que más pequeño, para niños que se asoman a un mundo de representaciones.

El director del teatro será Natalio Rodríguez, "Talio" para la historia de los títeres. Este año de 1947, con el teatro estable, se representa en Madrid con periodicidad semanal, como ya he dicho, y con fondos musicales de Grieg, escenas de la obra de Hendrik Ibsen célebre autor noruego, considerado padre del drama realista moderno, adaptados para el público infantil por Natalio Rodríguez con escenas de la obra de Ibsen "Peer Gynt".

"Talio" Rodríguez dirigió el teatro hasta finales de los años 50. Su creatividad va más allá de las adaptaciones teatrales, pues crea también las marionetas. Junto a "Talio" otro pilar del teatro de polichinela será José Luis "Maese" Villarejo ambos compartirán la gestión del teatro en aquellos años cuya época final coincidió con la llegada de la televisión (en octubre de 1956 fue la primera emisión de Televisión Española).

Y sí, el teatro de títeres infantil era la etapa previa para el teatro de adultos. Y en este segundo capítulo del teatro de espantajos en el Retiro, faltan personajes importantes por venir. Porque Talio Rodríguez abrió la puerta, brevemente, a personajes que con el tiempo alcanzarían fama por España, Europa y el mundo. Ellos y su arte.

Baste con citar a José Luis Moreno, hijo de Natalio, y sus muñecos; Mary Carmen y sus muñecos, también. O El gran Wences, que tiene una calle en Peñaranda de Bracamonte, Salamanca, y otra (y muchos otros reconocimientos en Estados Unidos) en la ciudad de los rascacielos, en Nueva York.

Están estos ilustres nombres ligados al teatro de muñecos del Retiro igual que los niños que acuden gratis al teatro de títeres estarán preparados para ser los futuros espectadores del teatro "serio" y del cine.

Igual que el teatro de títeres hace fructificar futuros espectadores, numerosos artistas acuden al Retiro para ensayar su obra y realizar sus primeras presentaciones públicas de las mismas. Y sobre todo a partir de 1956 cuando echa a andar la televisión española. Y así ha seguido El Retiro hasta nuestros días como teatro y escenario de los sueños expuesto al gusto y criterio de madrileños y visitantes.