Sobre la responsabilidad de las empresas

Las grandes empresas y los bancos tienen su parte de responsabilidad en la mala situacin econmica actual como consecuencia de la incertidumbre poltica en Catalua. Desde hace cinco aos, cuando se inici el proceso todo el mundo entendi cul era el objetivo: un referndum para la independencia. A diez das de un "falso referndum" sentimos las sacudidas de un terremoto en la economa.
#BoicotEnDefensaPropia

Durante cinco aos, y en especial en los dos ltimos aos, los polticos separatistas han dejado claro cul era el objetivo para confirmar a los creyentes y para encandilar a los tibios: un referndum para la indepencencia. Y las empresas no pueden decir que no estaban al corriente de esa voluntad poltica, del prucss. Veamos el porqu.

Para comprender la responsabilidad de los bancos volvamos la vista a los aos ochenta y recordemos aquella significativa ancdota que ha dejado escrita el actor, director y dramaturgo cataln Albert Boadella, actualmente director de los teatros de la Comunidad de Madrid.

En aquellos aos, para presentar una obra fueron a pedir un crdito a Banca Catalana, la que dirigi Jordi Pujol. Y, para su sorpresa, el mximo responsable les mostr una carpeta con varios recortes de peridico y notas sobre su actividad.

Para nuestra sorpresa cuenta Boadella tenan un archivo sobre nosotros. La sorpresa fue mayor cuando adems de las condiciones del crdito, los miembros del grupo debieron escuchar un sermn del patriarca sobre la importancia de hacer pas que recaa sobre las compaas de teatro y gentes de las artes escnicas que recorran escenarios pequeos y medianos por todo el territorio, donde a veces no llegaba con nitidez el mensaje de la Generalitat. O llegaba amortiguado por otras voces; o quedaba adormecido por otras preocupaciones.

Quiere con este ancdota decirse que la banca y las grandes empresas conocen desde hace aos cules son las actividades en las que se aplica el dinero que generosamente prestan o donan a todos los colectivos que pululan alrededor de determinadas ideas polticas, como las ideas que mueven los partidos separatistas. Y conocen esas actividades por diversas vas.

Si aquel "sermn" sucedi a mediados de los aos ochenta treinta aos despus, cuando se produjo la primera consulta popular convocada por el presidente de la Generalitat Artur Mas, los bancos han disfrutado de ocasiones para ponerse al corriente de qu se tramaba, en escena y entre bambalinas. Y ms an con una prrroga de tres aos, desde el 9 de noviembre de 2014 hasta el 1 de octubre de 2017, En ambas ocasiones planteando un voto por la independencia! Los bancos saban algo, y han esperado.

No podemos creer que en estos tres aos la gran banca catalana -tercer y quinto banco de Espaa- y las grandes empresas no hubieran sido informadas de los objetivos de cada colectivo que recibe su financiacin y revolotea alrededor de la vida poltica. Altos ejecutivos de grandes empresas y bancos estn capacitados para saber qu prepara cada asociacin o grupo teatral o cultural que se arrima al cisco de la poltica para representar su obra en pblico. No podemos creer esa patraa. Fijarse bien.

Las grandes empresas y las menos grandes tambin comparten responsabilidad. Catalua es una regin gobernada por 400 familias que controlan toda la vida econmica y social a travs de estas grandes empresas. Y todo lo que pulula alrededor de las mismas que pueda afectar su negocio tambin lo controlan.

Cmo no iban a controlar si alguien propona un nuevo pasaporte o DNI para los catalanes! No sera justo absolver a las empresas y sus mximos responsables. Estaban al corriente, pero callaban. Veremos el porqu.

Los dos grandes bancos, el Banco de Sabadell y CaixaBank han dejado Barcelona para instalarse en Valencia y Alicante, en Pasos Catalans, en palabras del vicepresidente del Gobierno de Catalua, Oriol Junqueras.

No existe la menor duda de que centenares de grupos de accin cultural grandes y pequeos que se han financiado generosamente de estas entidades acudirn de nuevo para expandir su ideologa nacionalista/separatista por la Comunidad de Valencia. Algo que, por otra parte, ya estn haciendo, aunque en menor escala, por la distancia... y la falta de apoyo financiero (hasta estos momentos).

Si en 1995 solo el 5% de los catalanes era independentista, con generosas subvenciones para sus actuaciones y actividades han podido expandir su influencia hasta copar toda clase de organizaciones sociales: amas de casa; padres de alumnos; asociaciones de vecinos, de estudiantes, de amigos de los perros, de los burros, de las palomas; de la bicicleta, de los senderos, de la montaa... del parchs, de los video juegos... de cualquier intento de agrupar ciudadano en torno a una idea, ah estaban los miembros de estas asociaciones para copar, como decamos, subvencines, crditos fciles, y actividaes subvencionadas ricamante. Arramplaron con todas las subvenciones.

Quieren ms ideas subvencionadas sin reparo por estas entidades? Por ejemplo, todas los nuevos deportes que surgen en el mundo encuentran en Catalua un pequeo grupo de supuestos practicantes que enseguida inscriben esta Federacin en el Registro oportuno y extienden la mano para cobrar la subvencin; el crdito a fondo perdido, y otras prebendas nada desdeables... que salen del bolsillo de los contribuyentes... para hacer pas a travs de fundaciones, donativos, etc.

Unas asociaciones se apoyan y otras se persiguen como la tauromaquia. La polica local llega a expulsar de los parques a alumnos de las escuelas taurinas que salen a practicar su aficin. Y han prohibido los toros. El control de la sociedad a travs de las organizaciones que la vertebran es absoluto, como estamos viendo.

Se puede escapar una tan gorda como montar una Repblica con fecha concreta y todo? Y no informar de ello en cuanto tuvieron la primera noticia? Se puede poner cara hoy de que no saban nada de que se estaba montando una muy gorda?

Lo que es una frmula sana de organizarse y vivir en sociedad la creacin de organismos que encauzan inquietudes, esfuerzos e intereses, se ha convertido con los nacionalistas en un objetivo con fines particulares de ocupacin y de expansin de una doctrina que ahora podemos considerar como txica, por todos los rincones fsicos e inquietudes culturales o sociales en pueblos pequeos, medianos o grandes. Y todas las ciudades tambin.

Qu ha sucedido? Porqu ha pillado el toro a las empresas y a los bancos? Todo parece indicar que la batalla entre los hisendistas y los andepas la han ganado finalmente los partidarios de proclamar la repblica independiente de Catalua; los partidarios de negociar una hacienda propia estilo el Cupo Vasco se han visto superados por los acontecimientos, y ello ha pillado tambin por sorpresa a las grandes empresas y entidades financieras.

Estas grandes empresas y entidades financieras (que casi -y sin casi con toda seguridad podemos afirmar que compartan informacin privilegiada sobre los pasos del prucs) confiaban en negociar una Hisenda catalana, una Hacienda propia a la que pagar impuestos -pero sin inspecciones onerosas- como viene sucediendo con las grandes empresas del Pas Vasco.

La evolucin de los acontecimientos en las ltimas semanas -en especial desde el catico pleno del Parlament de septiembre- y el triunfo de las tesis independentistas radicales han arrollado su ilusin por la Hisenda propia,

Sin la Hacienda catalana como gancho, las entidades financieras y grandes empresas se han visto forzadas en el ltimo momento a iniciar los primeros pasos para mostrar su disconformidad y optan por cambiar el domicilio social de las empresas. A fecha de 15 de octubre eran unas 600 en nmero.

Este es el resumen de los hechos de las empresas que nos obliga a una autodefensa activa:
las empresas no han velado por el bien comn, sino por un inters egosta -la 'hisenda'-.

En segundo lugar, no han compartido informacin relevante sobre los intereses de los polticos separatistas Hacienda propia? Repblica? El ahorrador, el pensionista el empleado tiene derecho a saber qu hechos relevantes traman a sus espaldas la dirigencia poltica.

En tercer lugar no han subrayadado en ningn momento las terribles consecuencias del separatismo aplicado al da a da. En el ruido y la furia del prucss alguna vocecita clamaba en alguna ocasin, nada ms.

En cuarto lugar han obviado los intereses de sus propios trabajadores y de sus clientes en el resto de Espaa. Qu confianza, qu dilogo comercial comprador/vendedor puede establecerse cuando un aparte acude con estos antecedentes?

Y en quinto lugar y no menos grave dos de ellas (de momento) han optado por seguir sus actividades en el entorno poltico de los separatistas, lo que ellos consideran como Pasos Catalanes. El tercer y el quinto banco de Espaa siguen dentro de la rbita geogrfica de los que les han prometido la Hisenda y les han pagado con la Repblica (y acaso dentro de la rbita ideolgica). Demasiadas casualidades para quedarse al verlas venir y aguantar otra crisis gorda.

Son cinco razones de mucho peso. Podramos aadir ms, pero la exposicin por el momento sera agobiante. Volveremos sobre ellas. Porque la reivindicacin de un boicot es justa. Y es necesaria. Un boicot activo, informado, en defensa propia.