Curiosidades de Madrid Espectáculo y Tauromaquia en la Plaza Mayor

"Antes todo esto era campo..." es una frase típica del lenguaje madrileño, en el que un padre explica a su hijo (madrileño) cómo era el barrio al que llegaron años atrás. Y así fue con la plaza Mayor de Madrid. Porque antes de todo, ese espacio lo ocupaba un lago. Este lago, llamado la laguna de Luján, quedaba fuera de la ciudad amurallada, en el "Arrabal" y de ahí su primer nombre: Plaza del Arrabal. De aquella misma partía el Camino del Olivar, que llegaba hasta Atocha, y Toledo. Luego fue Plaza Mayor, y se dieron espectáculos de Tauromaquia. Como veremos en cuadros y fotos sucesivas que eran verdaderas crónicas de su época.

Anónimo. Corrida de toro en la plaza Mayor de Madrid. Museo Municipal de Madrid.



MadridGratis Primera página


MadridGratis Primera página

MadridGratis Primera página

Corrida de toros en la plaza Mayor siglo XVII

Siguiendo una tradición secular, las celebraciones regias han incluido espectáculos de tauromaquia -como el grabado de más abajo-. En otras ocasiones, festividades religiosas o celebraciones de carácter civil estaban también marcadas con corridas de toros, en Madrid y por toda España.

Muchas de estas corridas eran un método muy popular para mantener activas instituciones de la beneficencia pública asilos, hospitales, orfanatos... y los espectáculos se celebraban periódicamente durante muchos años.

El público pagaba su entrada. En estas corridas benéficas los comerciantes de la zona aportaban su parte. Por ejemplo, los carniceros solían comprar los toros que iban a ser lidiados, cuya carne luego vendían a los madrileños... Cada gremio colaboraba, en especial los toreros y sus cuadrillas, que acostumbraban a donar sus jornales a los asilos, hospicios y hospitales.

Vista de la plaza Mayor de Madrid, con suerte de toros, presidida por Carlos II, niño, y don Juan José de Austria. s XVII



MadridGratis Primera página

El perro Paco y su curiosa historia

Cuando el perro Paco falleció en aquella aciaga tarde de toros, las gentes de Madrid le rindieron un homenaje reservado sólo a animales de gran valía por exotismo o razones particulares. El cadáver del malogrado "paco" fue llevado a un taxidermista que lo transformó en "estatua real" y lo exhibió disecado en su tienda cerca de la plaza Mayor. Más tarde, cuenta la leyenda que los taberneros se lo disputaron para exhibirlo en sus establecimientos por turnos, y así el perro Paco volvió para presidir lleno de orgullo, los espacios en los que en vida paseaba. Y seguro que la plaza Mayor había sido uno de esos lugares.



La plaza Mayor más tradicional: Navidad

La Plaza Mayor celebra sus 400 años y en este recorrido temático por su historia no podemos obviar las fechas en las que estamos, y echar un vistazo atrás para conocer la Navidad, por ejemplo, en 1956. Hace sesenta años. Han desaparecido las fuentes, la estatua ecuestre ha cambiado de posición, y el tráfico rodado ha desaparecido. Pero vuelve periódicamente, como en Navidad, a los usos tradicionales. Foto de Santos Yubero.


MadridGratis Primera página

La primera corrida de toros con constancia escrita en Madrid aconteció en 1474 según el Libro de Acuerdos del Concejo. En la plaza del Arrabal también hubo espectáculos de tauromaquia hasta su transformación en plaza Mayor. Según los historiadores, la plaza Mayor, cerrada y con 365 balcones, se construyó para acoger espectáculos taurinos además de ceremonias reales y religiosas, y festividades tanto civiles como religiosas. En 1619 dióse la primera corrida en la plaza Mayor de Madrid.



El único espectáculo que compartían Reyes y Pueblo llano

Pieter van der Aa fue un editor, cartógrafo y dibujante alemán que viajó por Europa, África y Asia y dejó constancia de sus viajes en mapas, dibujos y grabados. De España y Portugal elaboró una crónica en dibujos titulada "Las delicias de España y Portugal." Durante su estancia en Madrid pintó en 1707 este cuadro de la plaza Mayor de Madrid en día de corrida de toros.

Los mapas y colecciones de dibujos y grabados de van der Aa fueron muy populares en Francia, Países Bajos, Inglaterra y los estados alemanes. Van der Aa fue el viajero más influyente de su época por la variedad de su producción artística, pues en sus viajes llegó hasta Goa en la India, conoció Arabia, Egipto, Marruecos, España y Portugal, y muy en especial, Italia y Sicilia.

Pieter van der Aa (Leiden, 1659 – †1733) abrió con sus obras el camino para futuros viajeros europeos hacia España que eclosionarían después de su muerte y siguieron durante el siglo XIX fascinados por las costumbres y la forma de vida en España entre ellas de manera especial, la tauromaquia. El único espectáculo que compartían reyes y pueblo llano.
MadridGratis Primera página

Una pequeña ciudad "tomada" por obispos, chancillería de jueces y cortejo real

Cuando se concluyeron las obras de la Plaza Mayor y los 365 balcones que dan a los cuatro puntos cardinales estuvieron habitados, habitaban los edificios de la plaza Mayor unas 3.500 almas. Una pequeña ciudad.

Una pequeña ciudad "tomada" por obispos y cortejo real, y también la chancillería de jueces, cada instancia para exhibir su poder.

La Plaza Mayor fue lugar de ejecuciones a cargo de la Santa Inquisición. Se han realizado estudios para determinar cuántas almas fueron "relajadas" por la inquisición (enviadas al poder político para su ejecución) para expiar los delitos de los quer eran acusadas: brujería, herejía, etcétera. Para toda España los especialistas e historiadores manejan cifras algo superiores a 32.000 almas condenadas a muerte durante los 320 años de inquisición.

Por comparar con París en la persecución contra los hugonotes (protestantes franceses) en la llamada "Noche de San Bartolomé" el 24 de agosto de 1572 sólo en la capital de Francia murieron unos 3.000 protestantes. Entre 8.000 y 10.000 en el resto de Francia (algunos cómputos calculan unas 30.000 víctimas). Estas cifras referidas a las semanas posteriores a la noche de San Bartolomé, sin incluir otras persecuciones religiosas a lo largo de los años.

La plaza Mayor de Madrid como decíamos, a pesar de la insistencia por reyes, jueces y obispos por exhibir su poder es territorio de la gente de la calle, del común del pueblo de Madrid.



La tarasca taurina En el día del Corpus Christi se celebra una de las procesiones más solemnes de la Iglesia y la plaza Mayor de Madrid ha visto muchas procesiones a lo largo de sus cuatro siglos. Al frente de la solemne procesión del Corpus Christi se situaban elementos populares, como el mojigón y la tarasca; les seguían los distintos estamentos del poder eclesiástico, civil y militar. Curiosamente, la tarasca fue prohibida por Carlos III por indecente. Hoy os presento una tarasca olvidada: la tarasca taurina.

La tarasca taurina, la plaza Mayor y el rey que las prohibió http://bit.ly/2lcpQTY Tarasca #Madrid #Tauromaquia http://bit.ly/TauromaquiaEnLaPlazaMayorMadrid