Las 11 reglas de vida de Bill Gates. Steve Jobs: Discurso de graduación en la Universidad de Stanford

En un lejano abril de 1975 Bill Gates y Paul Allen fundan Microsoft. Han pasado 40 años, y es un buen momento para recordar las 11 reglas de vida de Bill Gates. Es el resumen de uno de sus discursos frente a un grupo de estudiantes.
Hace 10 años, en 2005, Steve Jobs pronunció un discurso que marcó también una época, y emociona aún a muchos. Aqui un enlace con el discurso traducido.

Discurso en Stanford Doblado al Español

Lo que Bill Gates tiene que decirte a ti:

1. La vida no es justa, acostúmbrate a ello.

2. Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida.

3. Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como son ahora. Ellos empezaron a serlo por pagar tus cuentas, limpiar tu ropa sucia y escucharte hablar acerca de lo super guay que eres y lo carca que son ellos (...).

4. Al mundo no le importará tu autoestima. El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo.

5. En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no. (...)

6. Dedicarse a hacer hamburguesas no te quita dignidad. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: le llamaban oportunidad.

7. Si metes la pata, no es culpa de tus padres, así que no lloriquees por tus errores; aprende de ellos.

8. Sé amable con los NERDS. Existen muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos.

9. La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre.

10. No ganarás 5.000 dólares mensuales justo después de haber salido del instituto y no serás un vicepresidente de una empresa con coche de empresa hasta que hayas terminado el instituto, estudiado y trabajado mucho.

11. La televisión no es la vida real. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar.