Ávila. El Museo de Santa Teresa

El Museo se encuentra instalado en la cripta de la iglesia y convento que lleva su nombre. Este es el lugar en el que vino al mundo Santa Teresa de Jesús, hallado en ruinas por los carmelitas, que decidieron elevar una Iglesia en memoria. Se conserva hoy en el huerto de la época de La Santa.

La cripta de la iglesia cobija el hoy El Museo, una mirada al interior, al pasado y al futuro.

El visitante que entra en el museo lo hace por un zaguán clásico, enchinado, con el escudo de la familia de los Sánchez Cepeda, que le introduce en un espacio evocador de la grandeza del mundo que queda dentro, escondido.

Lo expuesto, claramente datado, los pensamientos teresianos y la música acorde con el lugar, permiten al visitante descubrir la grandeza del mensaje que encierra la vida de esta gran mujer.

El visitante, puede evocar su infancia, con el jardín donde jugaba, o su madurez espiritual, con la reproducción de la celda de San José donde escribió Teresa buena parte de su obra.

La proyección de esta vida se descubre en el número de lenguas a las que se ha traducido su obra y de las que se expone algún ejemplar, así como las numerosas obras de pintura, estampería, filatelia, numismática que la han recordado a lo largo de los siglos y que se pueden admirar en este museo.

Son muy valiosas las piezas escultóricas, de distintos estilos y épocas de la historia. Destacamos un hermoso San José, una talla de Santa Teresa de Gregorio Fernández, y la réplica del grupo escultórico que forman “el Cristo atado a la columna y Santa Teresa de Jesús”, una de las últimas obras del genial escultor de Castilla, Gregorio Fernández

La tarifa de entrada al Museo era 2 euros, hay en algunos casos descuentos.